¿Todos tenemos un perfil emprendedor?

By 3 de octubre de 2016marzo 23rd, 2021Columna
[fusion_builder_container background_color=»» background_image=»» background_parallax=»none» enable_mobile=»no» parallax_speed=»0.3″ background_repeat=»no-repeat» background_position=»left top» video_url=»» video_aspect_ratio=»16:9″ video_webm=»» video_mp4=»» video_ogv=»» video_preview_image=»» overlay_color=»» overlay_opacity=»0.5″ video_mute=»yes» video_loop=»yes» fade=»no» border_size=»0px» border_color=»» border_style=»» padding_top=»20″ padding_bottom=»20″ padding_left=»» padding_right=»» hundred_percent=»no» equal_height_columns=»no» hide_on_mobile=»no» menu_anchor=»» class=»» id=»»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»][fusion_text]Me llama la atención que durante algunas exposiciones de los alumnos, en distintas universidades y carreras, el tema del emprendimiento suele ser recurrente y no tendría nada de extraño considerando las tasas que Chile tiene en torno al tema. Lo extraño es que los jóvenes ven hoy el emprendimiento como única vía para un éxito laboral. Y cabe preguntarse entonces, ¿todos tenemos las condiciones para emprender? Porque definitivamente también existen muy buenos empleados que han logrado importantes éxitos laborales llegado a ser incluso gerentes o presidentes de directorios, pero que al fin y al cabo trabajan para alguien.

Cuidado ahí. Las capacidades que debe tener un emprendedor no son menores y no estoy tan segura de que nuestra idiosincrasia fomente esos valores o características. Más bien es común ver la falta de profesionalismo en algunos trabajos y sin profesionalismo no se puede emprender definitivamente. Me tocó hace poco entrevistar a un emprendedor joven y con sólo hablar un par de minutos uno se da cuenta porque está donde está. No son tipos comunes y corrientes, por el contrario, marcan la diferencia en su hablar, en su seguridad, en sus sueños, en su transparencia y también en su generosidad, porque el que tiene éxito no es mezquino, al contrario sabe que haciendo girar la rueda todos nos vemos beneficiados.

¿Cuáles son las aptitudes o características que debe tener una persona emprendedora entonces? Primero debe mostrar una pasión o amor por lo que hace, solo así alcanza su meta propuesta, un trabajo hecho sin amor, aunque suene cliché se nota, se palpa, se ve y la pasión permitirá además seguir adelante cuando los tiempos se pongan difíciles.

Segundo, tener un objetivo trazado y claro, un camino definido para alcanzar el éxito, eso que en las empresas llaman misión y visión. Por muy chico que sea el emprendimiento también debe tenerlo y con esa misión trabajar el día a día para no perder el norte. Tercero, ser humilde y aprender de los errores, un emprendedor siempre debe estar aprendiendo, porque así estará abierto a nuevas oportunidades y quién sabe si a nuevos negocios.

En cuarto lugar y aquí me detengo un poco: los emprendedores son valientes, pero que difícil es serlo cuando todo tu entorno se acobarda frente a una idea suya, cuando todos se encargan en señalarle que no va a resultar, y lo peor es que incluso los más cercanos lo hacen. Ser valiente en el emprendimiento es para mi gusto casi todo. No tener miedo al fracaso, al error, al ridículo ni a la pérdida. Se necesita valentía para tomar decisiones firmes y drásticas.

En quinto lugar está la perseverancia. ¿Estimulamos eso en nuestros jóvenes? O en una cultura donde todo es desechable, es más fácil que si le aburrió la clase de karate no sigue no más. No se pueden ver resultados a la primera, por eso muchos emprendimientos fracasan, la gente no tiene paciencia, quiere plata fácil y rápida.

La sexta característica para mi gusto es la organización, si no estoy claro en mi cabeza, si no soy capaz de organizar mis tiempos y mi vida, jamás podré hacerlo con una empresa.

Y por último la seguridad, es tan distinto hablar con alguien seguro. Una persona segura proyecta e irradia su seguridad, la contagia tanto que uno termina confiando en su seguridad más que en el proyecto en sí.

Entonces primero a visualizar, tengo al menos la mitad de estas características, entonces sí puedo llegar a ser un emprendedor, si no tengo, sigo mi camino y trabajo como muchos profesionales de nuestros país, siendo trabajadores y exitosos en el puesto laboral. Pero cuidado con creer que solo el emprendedor es quien logra el éxito en esta vida.[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Comparte esta publicación