Recomendaciones para los «Mechones»

By 17 de febrero de 2014marzo 23rd, 2021Académicos EAN, Columna

opinionacademica_b.jpg

Quedan solo unos pocos días para el comienzo de las clases y muchos alumnos que acaban de terminar la enseñanza media inician una nueva etapa, ahora como estudiantes universitarios. Recomendaciones o consejos para estos alumnos son muy necesarios y pueden llegar a ser de mucha utilidad a la hora de cursar el primer año de universidad.

La transición desde el colegio a la universidad conlleva grandes cambios a los que el alumno  tiene que adaptarse en el menor tiempo posible, minimizando así los riesgos de un posible fracaso en su desempeño académico. Desde cambiar de ciudad y aprender a vivir solo, en algunos casos, hasta la forma en que tendrá que llevar a cabo su propio aprendizaje o relacionarse con sus nuevos compañeros, en otros; son temas que se deben enfrentar y conversar al interior de la familia y en el grupo de amigos más cercanos.

Si bien es cierto, algunas recomendaciones como preocuparse de conocer bien las instalaciones con las diversas oficinas y su función, conocer los reglamentos o socializar con los compañeros desde el primer día de clases; son importantes, nos centraremos en otros aspectos que tal vez no son de conocimiento general, como los que se enumeran a continuación:

 

  1. La universidad es un espacio de reflexión: En la universidad se incentiva la capacidad de reflexionar, analizar críticamente y plantear posibles soluciones a los problemas que tienen que ver con el hombre en sociedad. Cuestionarse las cosas debiera estar presente hasta en las actividades más simples, porque el cuestionamiento permite que seamos nosotros mismos los que construyamos nuestras propias certezas, opiniones y dudas.
  2. La planificación: Uno de los principales aspectos que un estudiante universitario debe considerar es el de la planificación de sus actividades, la gestión del tiempo debe estar entre sus prioridades, de lo contrario en algún momento de la vida estudiantil no se cumplirá con alguna de las responsabilidades y se tornará caótica.
  3. Atención 100% en las clases: Este aspecto es clave, porque si lo llevamos a cabo, ganamos tiempo muy valioso que nos permitirá dedicarlo a esa asignatura que tanto nos cuesta. Uno de los valores agregados que tiene una clase es que el profesor nos entrega información adicional que no se encuentra en las diapositivas o libros, tenemos que estar ahí para saberlo. En resumen, que nada ni nadie nos distraiga de las explicaciones del profesor.
  4. Sentirse parte importante de la clase: La clase es un constructo que resulta de la participación de todos, alumnos y profesores. Cada alumno puede contribuir a la clase ya sea con preguntas, respuestas, opiniones, sugerencias, etc.
  5. Consultar lo que no se entienda: Ante una duda que no podemos resolver, nada mejor que preguntar. Para graficarlo de mejor forma, lo haré recordando a un profesor que tuve y que nos decía: “no hay preguntas tontas, solo hay tontos que no hacen preguntas”.

Un último alcance, no olviden que las redes sociales como Facebook y el famoso “carrete universitario”, si no los mantenemos bajo nuestro control, pueden hacernos perder gran parte del tiempo que, según nuestra planificación, correspondía a estudio.

Carlos Figueroa Moreno, Académico Escuela de Administración y Negocios, Universidad de Concepción.

Comparte esta publicación