Globalización, I.F.R.S. y realidad en Chile

By 27 de enero de 2014marzo 23rd, 2021Académicos EAN, Columna

opinionacademica_b.jpg

El sociólogo y educador Marshall McLuhan (21.07.1911 – 31.12.1980) es gestor de la frase “La Aldea Global”. En el año 1967 acuñó esta expresión en su libro “El medio es el mensaje”, en donde describe la interconexión humana a escala global generada por los medios electrónicos de comunicación. Su pensamiento se inicia a partir de las siguientes ideas: Somos lo que vemos y, Formamos nuestras herramientas y luego éstas nos forman.

En este sentido, cada país estrecha una interacción con sus símiles en el mundo, construyendo una internacionalización que: abre, articula y ajusta políticas en función de las necesidades propias de áreas geográficas y sus comunidades especificas.

En el ámbito financiero, existen entidades a nivel internacional que producto de las interacciones, por ejemplo: Tratados de Libre Comercio y Acuerdos de Cooperación Económica, entre otros, generan estándares de procedimiento, registro, valoración y presentación de información para los países y así puedan gestionar sus negocios. Es así como la I.A.S.B. (International Accounting Standars Boards, organización privada con sede en Londres) genera las I.F.R.S. (International Financial Reporting Standards) o N.I.I.F., que son las Normas Internacionales de Información Financiera y que permiten la correcta interpretación de Estados Financieros entre países con el fin de mantener y fortalecer sus negociaciones.

Dado lo anterior, la transición a esta normativa se ha hecho progresiva en el mundo a partir del año 2001 en más de 100 países y en Chile ha seguido un orden relativo. Las entidades pertinentes en nuestro país que deberían pronunciarse al respecto: Ministerio de Hacienda, Ministerio de Economía, Servicio de Impuestos Internos (S.I.I.), Superintendencia de Valores y Seguros (S.V.S.), entre otros, han seguido los alineamientos de la I.A.S.B., con lo cual cada entidad en Chile que lleve contabilidad, ha tenido que adecuar para efectos de presentación sus Estados Financieros a la normativa internacional y no acorde a la realidad chilena. Cabe señalar que la adopción a las I.F.R.S. o N.I.I.F. rigen a partir del 01 de enero del año 2013.

Ahora bien, los efectos de esta adopción permitirá una mayor transparencia de la información de estados financieros y un ajuste a valor de mercado de ciertos rubros, es decir, información más acorde a la realidad sobre la valoración de los bienes de la(s) empresa(s).

Si bien, la normativa contable que rige a nuestros entes fiscalizadores es mayoritariamente tributaria, entre otros aspectos, dada por una legislación nacida en épocas hiperinflacionarias; debemos reconocer que, los Tratados de Libre Comercio y Acuerdos de Cooperación Económica mantenidos por Chile, si bien existen acuerdos de Doble Tributación Internacional, se cimentan sobre una base financiera, ágil, de movilidad y que permiten el traslado de bienes y servicios generando así fuentes de trabajo e ingresos. Por tanto, se hace necesario un pronunciamiento de la autoridad respecto a tópicos contables como país en concordancia con las N.I.I.F. y su difusión. En definitiva, “Somos lo que vemos y, Formamos nuestras herramientas y luego éstas nos forman”.

Elías Karmach Sánchez, Académico Escuela de Administración y Negocios, Universidad de Concepción.

Comparte esta publicación