Columna de opinión

Comisiones fijas de las AFPs… Un problema de incentivos

Las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) en Chile administran fondos del orden de los US$154.711 millones, un monto equivalente al 71% del PIB de Chile y mayor al Producto Interno Bruto (PIB) de Dinamarca (Fundación Sol). Es un monto importante, por lo tanto, la forma en que su administración opera y/o las leyes relacionadas, también lo son. Es sabido el descontento de los chilenos por el sistema de pensiones. En diciembre dl 2015, el diario La Discusión publicó: “Realizan manifestación en contra de las AFPs en Chillán”. Dentro de sus reclamos se destaca que las pensiones no alcanzan a ser el 40% de los sueldos. En junio de 2015, Joseph Stiglitz (premio Nobel de Economía) criticó el sistema de AFP de Chile en el diario de economía y negocios de Perú. Él señaló que: “Chile tendría que estar sumamente preocupado, porque es uno de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que tiene mayor cantidad de inequidad”. En esa línea, propuso alejarse del sistema de pensiones privado y contar con uno público. Stiglitz ejemplificó que en el mundo hay 23 países que privatizaron sus sistemas de pensiones, pero siete de ellos ya revirtieron su decisión y muchos lo están reconsiderando. Dado que las pensiones son bajas, los trabajadores chilenos extienden su vida laboral más allá de la edad legal para jubilarse. Así lo revela una publicación bianual de la OCDE de 2013. El estudio examina el desempeño y las características de los sistemas de pensiones de sus países miembros. De acuerdo con el informe, en el caso de las mujeres, en Chile, la edad efectiva de retiro del mercado laboral alcanza en promedio los 70 años, 10 años sobre los 60 establecidos legalmente para pensionarse. Se trata de la mayor diferencia entre edad oficial y efectiva de jubilación entre los 34 países de la OCDE. Detrás de Chile se ubican Corea del Sur, con una jubilación legal y efectiva de 60 y 70 años respectivamente; y México, con 65 y 69, respectivamente. Dado lo anterior, no puedo dejar de preguntarme: ¿tiene algún nivel de prioridad este tema para las autoridades? Las cifras dejan muchas tareas pendientes en este tema y sin duda, es un tema complejo, dado que también es cierto que los fondos van en parte a estimular la inversión de empresas nacionales, lo que es clave para el empleo. Creo que pueden existir varias formas de contribuir a mejorar el sistema actual, sin desarmarlo por completo, sino mejorando lo existente de manera progresiva. En este contexto, quiero centrarme en las comisiones fijas que cobra cada AFP por administrar los fondos. Este pago fijo esconde un incentivo perverso, dado que si los fondos aumentan debido a las ganancias de la administración, la AFP recibe lo mismo que si las ganancias bajan, es decir, los incentivos de las AFP y los incentivos de los usuarios no están alineados. Si la comisión que cobra una AFP tuviera un componente variable importante, pienso que las pensiones de los chilenos subirían con el tiempo, dado que se compartirían de manera más equitativa las pérdidas y ganancias de las operaciones financieras entre las AFP y los usuarios del sistema.

2016-12-07T00:41:01+00:00

About the Author:

Profesor de administración.