Dejar que los estudiantes sobresalgan

By 7 de noviembre de 2016marzo 23rd, 2021Columna
[fusion_builder_container background_color=»» background_image=»» background_parallax=»none» enable_mobile=»no» parallax_speed=»0.3″ background_repeat=»no-repeat» background_position=»left top» video_url=»» video_aspect_ratio=»16:9″ video_webm=»» video_mp4=»» video_ogv=»» video_preview_image=»» overlay_color=»» overlay_opacity=»0.5″ video_mute=»yes» video_loop=»yes» fade=»no» border_size=»0px» border_color=»» border_style=»» padding_top=»20″ padding_bottom=»20″ padding_left=»» padding_right=»» hundred_percent=»no» equal_height_columns=»no» hide_on_mobile=»no» menu_anchor=»» class=»» id=»»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»][fusion_text]Entrando a la sala de clases – en la mayoría de colegios del país – como docente, uno se encuentra con cursos de 35 a 40 estudiantes, y a veces más. Con gastos que suben cada vez más y con presupuestos que no suben al mismo ritmo, los directores tienen que llenar y re-llenar las salas. Las desventajas de eso son indiscutibles: los estudiantes reciben menos tiempo de atención del profesor, hay más problemas de indisciplina, y existe una mayor dispersión en cuanto a las habilidades de los estudiantes. Generalmente, los profesores no tardan en aprender que para ser eficaz hay que ir al punto medio de la clase, la materia no puede ser ni difícil, ni fácil, sino justo entre los dos. Suponiendo que el rendimiento de la clase mantenga una curva de campana, el profesor se orienta a la mayoría de la clase pero dejando de lado los más y los menos avanzados. Mucha gente después se fija solamente en los que están reprobando, pero la realidad es que los del lado alto de la escala también están sufriendo por falta de estímulo y sin poder avanzar más.

Ahora, si combinamos ese problema de grandes cursos con el actual sistema chileno que dictamina que cada año un estudiante tiene que avanzar al mismo ritmo que todos los otros en su curso y en todo el país, tenemos una receta para el desastre. Estamos dejando las habilidades e intereses individuales de los estudiantes de lado para hacerles parte de un sistema de tamaño único.

Como egresada del sistema educativo norteamericano soy la primera en confesar que tiene fallas, pero asimismo, tiene sus fortalezas. En los E.E.U.U. también luchamos contra las clases XL de hoy, pero una ventaja que tenemos es que existe más flexibilidad en la educación. Por ejemplo, en la enseñanza media es requisito cumplir con 4 años consecutivos de matemáticas. Para mí esos fueron los 4 cursos más básicos de matemáticas – algebra I y II, geometría, y pre-cálculo. En cambio alguien con más facilidad en esa área puede fácilmente empezar 1ro medio en geometría y terminar pre-cálculo, cálculo y estadística antes de graduarse. En los dos casos los estudiantes cumplen con aprender los contenidos requeridos del estado, pero el sistema permite que uno pueda salir no solamente con los requisitos mínimos, sino con un conocimiento mucho mayor. Como profesora de inglés veo todos los días estudiantes aburridos en clases, ansiosos por encontrar la oportunidad de perfeccionar sus habilidades pero sin lograrlo. Al final, sin las oportunidades esas capacidades se pierden.

Para lograr un cambio, primero hay que desechar la idea de que todos los estudiantes de tal edad o curso deberían seguir el mismo ritmo en todas las materias, es decir separarlos de un solo curso. Admitiendo que existen diferencias entre las habilidades de los estudiantes y agrupándoles según esas características(al menos por algunas asignaturas),es la clave para mejorar la calidad de la educación en este país. Una vez que los alumnos vean que no tienen que ser restringidos por el aprendizaje del “punto medio”, tendrán la oportunidad de por fin sobresalir. Chile podrá sacar mejores estudiantes, con mayor conocimiento y habilidades, para poder competir mejor en el mercado mundial. Hay que crear un sistema que no sirva solamente a la mayoría, sino a todos.[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Comparte esta publicación