Me gustan cuando piensan

By 22 de octubre de 2018marzo 23rd, 2021Columna

El sentido común nos manifiesta que la docencia universitaria debería propender al desarrollo del conocimiento en las áreas más diversas y también específicas de cada profesión, sin dejar de lado la condición humana, social y valórica, sin embargo, hasta hace algunos años, la docencia se enfocaba en un gran porcentaje del tiempo al conocimiento específico de cada profesión. Por tal razón, aspectos como honestidad, trabajo en equipo, calidad humana, ética, medio ambiente, empatía, equidad, justicia – entre  otras – no eran parte de los temas comúnmente planteados en el aula o en su entorno. Dado los requerimientos actuales, la calidad en la educación debe contemplar todos los aspectos humanos de formal tal de generar un cambio integral en los estudiantes y por ende en la sociedad.

En el Modelo Educativo UdeC, las competencias son el conjunto del conocimientos, habilidades, actitudes y valores, coordinados e integrados en la acción, adquiridos a través de la experiencia que permiten a la persona resolver problemas específicos de forma autónoma y flexible en contextos singulares y diversos. Se consideran dos tipos, las competencias específicas, que son aquellas inherentes a la profesión, especialización y perfil laboral, que garantizan cumplimiento óptimo de la profesión y las competencias genéricas o transversales, son aquellas que no tienen relación con ninguna disciplina en particular porque son aplicables a cualquier área del conocimiento, tales como: la comunicación, la resolución de problemas, el razonamiento, la capacidad de liderazgo, la creatividad, la motivación, el trabajo en equipo y la capacidad de aprender, entre otras.

Se espera que los estudiantes egresados de la Universidad de Concepción dispongan de un conjunto de competencias genéricas que se encuentran agrupadas de la siguiente forma:

Responsabilidad Social, ambiental y compromiso ciudadano: Compromiso con la preservación del medio ambiente, compromiso con su medio socio-cultural, valorización y respeto por la diversidad y multiculturalidad.

Investigación: Capacidad de abstracción, análisis y síntesis, habilidades para buscar, procesar y analizar información procedente de fuentes diversas y capacidad de investigación.

Formación Permanente: Capacidad para educar tanto a la población como a sus pares, capacidad de aprender y actualizarse permanentemente.

Administración y Gestión: Capacidad para tomar decisiones, capacidad de trabajo en equipo, liderazgo, capacidad para realizar un uso responsable, eficiente y eficaz de los recursos y capacidad para formular gestionar e implementar proyectos.

Habilidades Profesionales: Flexibilidad, creatividad, innovación y emprendimiento, habilidades interpersonales, autonomía, compromiso con la calidad, habilidades de comunicación oral y escrita en español y otro idioma, uso de tecnologías de la información y comunicación, pensamiento crítico, habilidad para trabajar en equipo interdisciplinario y en contextos internacionales.

Esta adaptación a la realidad de nuestros tiempos hace grande nuestra Universidad, preocupada del desarrollo libre del espíritu, de la capacidad profesional y de la responsabilidad social muy disminuida en estos tiempos. Con estas competencias podríamos cambiar el poema de Pablo Neruda y decirles a los estudiantes de la UdeC, Me gustan cuando piensan

Ricardo Pérez Tirapegui

Comparte esta publicación