opinionacademica_b.jpg

Decido escribir esta columna, dejando de lado mis temas afines y recurrentes, hoy compartiré con usted una visión actualizada de lo que tal vez muchos habitantes de Chillán sueñan, una ciudad inteligente, si! una ciudad inteligente.

El Centro de Globalización y Estrategia del IESE (Business School de la Universidad de Navarra, España), ha publicado el documento IESE CITIES IN MOTION, en el que consigna “ideas valiosas y herramientas innovadoras que puedan generar ciudades más sostenibles e inteligentes”, una iniciativa que, por decir lo menos, es loable, pues quien no desearía vivir en una ciudad inteligente? Por lo que a mi juicio, es valorable que expertos al menos lo piensen, y lo dejen abierto al mundo.

Según el Índice 2014, las ciudades de Tokio, Londres y Nueva York ocupan el lugar más alto en lo que a ciudad inteligente se refiere, éstas fueron elegidas de entre 135 ciudades en el mundo, considerando más de 50 indicadores en 10 áreas diferentes.

Los diez aspectos a considerar a la hora de determinar si una ciudad es inteligente son: Gobernanza, Gestión Pública, Planificación urbana, Tecnología, Medio ambiente, Proyección internacional, Cohesión social, Movilidad y transporte, Capital humano y Economía.

De acuerdo a los autores del estudio, no existe un modelo de éxito único para llegar a estar en el nivel top de ciudades inteligentes.

Las ciudades necesitan hoy más que nunca, una planificación estratégica, que les permita plantearse vías de innovación y priorización de lo que se considera importante para su futuro. “La experiencia demuestra que las urbes deben huir de una visión cortoplacista y ampliar su campo de visión; recurrir a la innovación de forma más frecuente para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad de sus servicios; fomentar la comunicación, e implicar a los ciudadanos y a las empresas en los proyectos”.

Entre los indicadores destaco, el tiempo requerido para iniciar un negocio, la productividad laboral, el porcentaje de emprendedores habitantes en la ciudad, el flujo de movilidad estudiantil internacional, el índice de percepción de corrupción, el número de muertes por accidentes de tránsito, el índice de Gini, el gasto per cápita por hogar, el número de pasajeros que llegan en aerolíneas y el número de turistas internacionales, entre otros.

Según el índice 2014, Santiago se ubica en el lugar 83 del ranking, seguido por Monterrey (94, México), Sao Paulo (94, Brasil) y Curitiba (97, Brasil), cabe destacar que en Sudamérica Brasil es el país con mayor número de ciudades en el ranking, mientras que Chile solo cuenta con su capital listada. Entre las 25 primeras ciudades, 11 son europeas; 8, norteamericanas; 3, asiáticas; 2, de Oceanía, y 1, de Medio Oriente. Un ejemplo que como ciudad podríamos observar es el de Berlín, número uno en Planificación Urbana y en Movilidad y transporte; mientras que en capital humano destaca Tokio al igual que en Gestión pública.

Sin lugar a dudas el pensar nuestra ciudad en el plano estratégico, es un desafío grandioso, que por el momento les está reservado a nuestras autoridades, pero sin embargo es una tarea de todos quienes la habitamos.

Gloria Hormazábal Pérez, Académico Escuela de Adminstración y Negocios, Universidad de Concepción.

By | 2016-12-07T00:41:10+00:00 Abril 28th, 2014|Académicos EAN, Columna|