Actividad de la Escuela

Alumnos de Ética y Negocios realizan actividad de apoyo a escuela especial

En el marco de un modelo educativo que contempla el desarrollo integral de los estudiantes, siendo parte importante de esto la responsabilidad social; los alumnos de quinto año de Ingeniería Comercial del Campus Chillán, junto al profesor Carlos Cepeda realizaron una actividad enmarcada en la asignatura de Ética y Negocios, que consistió en visitar la Escuela Especial Constitución y hacer un programa de actividades recreativas para compartir con sus integrantes.

El objetivo principal fue poder usar las herramientas adquiridas en la unidad de Responsabilidad Social de dicha asignatura y a la vez realizar un aporte a la comunidad.
Tras visitar el establecimiento y evaluar alternativas de apoyo y participación, los alumnos decidieron las actividades recreativas a realizar, organizaron comisiones de trabajo, establecieron un cronograma y fijaron una cuota para comprar los implementos requeridos para el proyecto, realizado el 29 de junio.

La Escuela Constitución brinda estudios básicos y técnicos a niños que poseen trastornos cognitivos en distintos niveles, cuenta con una matrícula de 65 estudiantes con distintas discapacidades y en su mayoría de escasos recursos. Además aporta con apoyo afectivo a los niños, quienes en general provienen de hogares disfuncionales.

Para el profesor Cepeda, formar a los futuros profesionales en responsabilidad social es el aporte que la Universidad puede realizar a la sociedad. “El objetivo es poder fomentar en nuestros alumnos valores con los que puedan vincularse con el medio que los rodea, y poder ser un aporte no solo en términos académicos, sino que también en ayuda, en temas cívicos y vinculación con las organizaciones. De esta manera, nosotros como Universidad tenemos el desafío de poder fomentar este tipo de valores y acciones en nuestros alumnos”.

Los estudiantes coincidieron en lo gratificante de la actividad, destacando que a través de su carrera y la Universidad puedan canalizar acciones solidarias, donde aprenden valores y actitudes que no se enseñan en una sala de clases.

El alumno Diego Carrasco calificó esta experiencia como una de las que más lo ha marcado. “Me alegra saber que podemos salir de nuestro círculo de estudios y poder aportar con un granito de arena para hacer más feliz a estos niños, quienes nos demostraron que pese a las adversidades se puede ver el mundo con una sonrisa”, sostuvo.

2017-10-03T15:45:06+00:00