Columna de opinión

La televisión de hoy

Los descubrimientos que ha realizado el ser humano a través de la historia han traído como consecuencia cosas positivas y cosas negativas. Los avances en física nos permiten disponer de energía para nuestro bienestar, pero también se ha usado negativamente como en la bomba atómica. La revolución industrial aceleró la producción y se comienza con la fabricación en serie, logrando gran cantidad de productos en poco tiempo; se pasó de una economía basada fundamentalmente en la agricultura y un comercio rural a otra que combina el comercio urbano e industrializado, reemplazando las máquinas al ser humano, generándose cesantía en muchos lugares.

En las comunicaciones, la radiodifusión comenzó con la primera transmisión de audio el año 1906, pero las primeras emisoras radiales lo hicieron el año 1920 y en Chile la primera transmisión radial fue el año 1922, creándose muchas radioemisoras desde ese entonces. Los programas que se transmitían tenían gran audiencia; luego, cuando se logró la transmisión de imágenes mediante la televisión, nos maravillamos con este avance, lo que produjo que la radio se viera afectada. Por lo menos algunos programas fueron sacados del aire y se pensó que la radio desaparecería, pero logró con el tiempo posicionarse como un medio diferente a la televisión y actualmente tiene su propia audiencia. Con los años la radio mantiene un público que prefiere la parte humana que no entrega la televisión; en los momentos más complicados ha sido la radio la que ayuda realmente a la gente. Una clara muestra es lo ocurrido en nuestra región para el terremoto de 2010, lo que demostró que la radio tiene mucho que entregar y de hecho fue la mejor forma de comunicación para gran cantidad de familias chilenas.

Hoy la televisión está sufriendo lo que ocurrió con la radio en el pasado. La televisión se sustenta gracias al rating, algo esquivo en estos tiempos, debido a las diferentes formas que tiene la ciudadanía de obtener los mismos contenidos que entrega la Televisión en el momento y con el dispositivo que uno desee. El reality ha sido el caballito de batalla de los distintos canales y la mayor cantidad de programas se basan en ese formato, aunque lo escondan usando otros nombres. Aun así, el rating sigue bajando y las grandes cadenas de televisión compran los derechos para transmitir eventos que supuestamente les hará subir la sintonía, permitiéndoles tener más auspiciadores. Un ejemplo de esto son los Juegos Olímpicos de Río 2016, los que generaron millonarios contratos por derechos de transmisión, cuyos resultados no fueron lo esperado, logrando un 20% menos de audiencia comparada con los Juegos Olímpicos de 2012. por otro lado, los mismos canales de televisión nos invitan a ver contenidos más amplios o repetidos en sus páginas web, las noticias parecen teleseries o un reality, que trata de entretener y no profundizan en el tema noticioso y dejan de lado la objetividad que requiere un tema, priorizando solo llamar la atención de la audiencia. Quizás esté pasando lo mismo que pasó con la radio, y la TV vuelva a tener sintonía aun con las nuevas tecnologías que han permitido diferentes formas de comunicación, las que actualmente amenazan con extinguir la TV tal como la conocemos.

2016-12-07T00:40:56+00:00

About the Author:

Profesor de estadística.