opinionacademica_b.jpg

La mayoría de los seres humanos nos caracterizamos por desarrollar nuestra vida en grupos, estos pueden ser familias, comunidades, ciudades, etc. Para desarrollar este tipo de convivencia se necesita la comunicación entre nosotros, la cual ha evolucionado a través del tiempo, comenzando con gestos y ruidos, luego se crean las palabras que dan origen a diferentes idiomas. Nosotros  disponemos de la real academia de la lengua que certifica si una palabra está o no dentro de nuestro idioma español. Pero también sabemos que se incorporan nuevas palabras a nuestro idioma y no nos sorprende que existan códigos de comunicación fuera de lo que dicta la real academia, los cuales son usados en forma frecuente por diferentes sectores de nuestra sociedad, dependiendo de la región geográfica donde viven o del círculo social que frecuentan.

Podemos observar que la forma de comunicación humana evoluciona con el tiempo y resulta complejo saber el futuro de esta. Según un investigador (Mehrabian), el 55% de un mensaje captado es por la comunicación no verbal, por el tono de voz el 38%  y solo el 7% por las palabras. Según esta teoría el ser humano es capaz de comunicar mucho más con sus gestos y actitudes lo cual requiere la presencia de ambos al momento de producirse la comunicación. No se entiende lo mismo si se lee una carta que si se escucha a la persona que escribió la carta, y mejora aun más la comunicación si se observan los gestos que esta emite al ver su rostro y su postura física. La forma de comunicación actual es sorprendentemente variada, dependiendo de la generación o edad del sujeto. Esta diferencia generacional entre dos personas hace que la comunicación no sea tan fluida como sí se da cuando ambos pertenecieran a una misma generación; puede ocurrir que no se establezca la comunicación pues no manejan los mismos códigos, lo que genera problemas en la comunicación familiar, entre un padre y su hijo, entre el nieto y su abuelo pero también en la educación, entre el profesor y el alumno.

Los medios que el ser humano utiliza para establecer la comunicación han cambiado significativamente en los últimos años: si se piensa en la radio que transmitía el sonido, luego la  televisión agrega la imagen y por lo tanto mejora la comprensión del mensaje que es captado por el receptor; en el caso del teléfono la historia es similar primero sólo sonido y luego se le agregó la imagen. Podemos opinar que este invento ayudó a la comunicación pues podemos enviar un mensaje en tiempo real, pero también podemos opinar que el celular reduce la calidad de la comunicación pues se tiende a enviar solo códigos sin palabras que contengan conceptos amplios y no se utiliza la voz y menos los rostros de las personas; parece ser más importante el aparato en sí que el interlocutor que está enviando el mensaje.

En la actualidad podemos observar grupos de seres humanos que se juntan con el objetivo de establecer alguna comunicación, como una reunión de trabajo en una empresa, un curso en clases, un almuerzo familiar, etc., donde nos damos cuenta que al pasar los minutos se pierde el objetivo del encuentro y se transforma en un grupo de entes poseídos por un celular. Espero que no sea su caso…

Celso Vivallo, 

Académico Escuela de Administración y Negocios – Universidad de Concepción.

 

By | 2016-12-07T00:41:05+00:00 Octubre 20th, 2014|Académicos EAN, Columna|