opinionacademica_b.jpg

En columna anterior del 11 de noviembre del 2013 manifesté mi preocupación por el retraso en la firma del convenio entre la Corfo e Innova Bío Bío (IBB), dicho retraso estaba dejando sin recursos a IBB para operar el 2014. Recordemos que IBB es una institución pública que cofinancia proyectos innovadores en la región del Bío Bío. Me es muy grato contarles que dicho convenio ya está firmado. Una manga robótica de la Universidad Técnica Federico Santa María (proyecto apoyado por IBB) fue la encargada de entregar el lápiz con que se firmó el esperado Cuarto Convenio de Programación entre la Corfo e IBB. La ceremonia se realizó el 27 de noviembre recién pasado en el Salón Mural del Gobierno Regional en Concepción, participaron el Intendente Víctor Lobos y el Vicepresidente Ejecutivo de Corfo Hernán Cheyre, todo ante la presencia del Consejo Directivo de IBB, autoridades y beneficiarios. El Cuarto Convenio de Programación 2014–2017 dispone de un monto récord de $5.000 millones para el primer año de ejecución.

Dado que el tema del financiamiento para innova Bío Bío está resuelto, ahora la atención se centra en el cambio de Gobierno, ¿qué propone el programa de Gobierno de la próxima presidenta de Chile respecto al fomento y apoyo de la innovación?

Entre varias iniciativas que presenta dicho plan de Gobierno quiero resaltar cinco: 1) Retomar la política de clusters que fue impulsada en el período 2006-2010. 2) Un amplio acceso a servicios de internet de banda ancha de alta calidad y bajo costo. 3) En materia de incentivos, se crearán programas de innovación para el desarrollo que apunten a identificar los retos o cuellos de botella que afectan a sectores con ventajas competitivas evidentes y/o latentes. 4) Se creará un programa de fomento a innovaciones de alto impacto social. 5) Se trabajará en una simplificación, reagrupamiento y rediseño de los procesos de ejecución de los instrumentos de fomento a la ciencia, tecnología e innovación. Todas las iniciativas señaladas me parecen pertinentes y necesarias. Una política nacional que fomenta la innovación de manera consistente en el tiempo debería provocar importantes aumentos en la productividad y crecimiento de las empresas, junto con una mejora en la calidad de vida de las personas. A propósito de productividad, recordemos que uno de los desafíos importantes que tiene el país es respecto a la productividad. Un estudio de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) sobre la economía chilena muestra que a pesar de los grandes avances económicos y el dinámico crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto), entre el 2000 y 2011 la productividad per cápita tuvo un crecimiento negativo.

Sin prejuicio de las iniciativas presentadas en el programa presidencial, quisiera proponer otras tales como: 1) Fomentar la importancia del trabajo colaborativo entre empresas. 2) Desarrollo de redes con proveedores y clientes. 3) Capacitación y especialización de los trabajadores y 4) Fomentar los vínculos con Universidades y centros de investigación nacionales y extranjeros.

Rodrigo Fuentes Solís, Académico Escuela de Administración y Negocios, Universidad de Concepción.

 

By | 2016-12-07T00:41:12+00:00 enero 13th, 2014|Académicos EAN, Columna|