¿Espíritu navideño o estrategias de mercadotecnia?