La afectividad organizacional como inversión