Columna de opinión

Revisando la competitividad regional

Para lograr el anhelado desarrollo económico de la Región del Biobío, es prioritario conocer nuestras ventajas comparativas, y más aún, conocer los sectores que deben ser intervenidos. Una aproximación a ello lo permite el Índice de Competitividad Regional (ICR), que según la Subsecretaría de Desarrollo Regional (SUBDERE): “es un indicador que reúne una cantidad de variables disímiles de manera ordenada, las cuales procuran dar cuenta de los principales fenómenos asociados a la capacidad potencial del sistema económico regional”.

Este índice surge como una inquietud de la SUBDERE por mantener la continuidad de una serie de estudios equivalentes elaborados desde 1997, pero lamentablemente para nuestras pretensiones se encuentra en revisión desde la última versión entregada en 2009.

Para la construcción de este indicador se consideran siete factores de competitividad: Resultados Económicos, Empresas, Personas, Innovación, Ciencia y Tecnología, Infraestructura, Gobierno y Recursos Naturales.

La Región del Biobío, según el ICR, se encuentra en el sexto lugar de las trece regiones que conformaban la división política administrativa en ese entonces. Si se analizan los factores que determinan esta posición, encontramos que los aspectos mejor evaluados son “Innovación, Ciencia y Tecnología” y “Recursos Naturales” que justamente según el Coeficiente de Spearman no son los que influyen fuertemente en el índice global.

Lamentablemente el aspecto “Resultados Económicos” es el peor evaluado (octavo), por este motivo a continuación se muestran los ámbitos que condicionan este incómodo resultado.

Nuestra región obtiene altos valores versus el promedio país, en los ámbitos Producto, Exportaciones y Otros. Sin embargo Ingresos e Inversiones constituyen los ámbitos con los valores más bajos y ciertamente son los  más gravitantes dentro del factor “Resultados Económicos”, esto sugiere comprender por qué nuestro ingreso per cápita es sumamente inferior al promedio nacional y además con una pésima distribución.

Por otro lado, el factor en el cual estamos mejor posicionados (cuarto lugar) es “Investigación, Ciencia y Tecnología”, esto se avala por los ámbitos: “Investigación”, “Capacidad Académica” e “Innovación”, siendo en promedio 5 puntos superior a su comparación con el promedio nacional.

Con el fin de complementar lo anterior con cifras más actualizadas pero con la salvedad que no son públicas y/o oficiales, se puede revisar el Índice de Competitividad Regional (ICORE), elaborado por la Universidad del Desarrollo.

Bajo esta medición la región se ubicó duodécima en el ranking 2011, lugar influenciado negativamente por las dimensiones de “Infraestructura y Capacidad”, “Gestión Empresarial” y “Calidad del Empleo”, en contraposición la dimensión donde ocupó la mejor posición fue Innovación, Ciencia y Tecnología, con un quinto lugar.

A modo de conclusión, debemos preocuparnos y más aún “ocuparnos” ya que bajo cualquier parámetro de medición nuestra competitividad es mediocre comparada al resto de las regiones y bajo estas condiciones siempre nuestros ingresos per cápita serán menores a la media nacional.

2016-12-12T18:19:09+00:00

About the Author:

Profesor de economía.