Columna de opinión

El suministro de petróleo en una era post Chávez

Posterior a la muerte del presidente de Venezuela Hugo Chávez, la especulación en torno a qué sucederá con la oferta de petróleo en el mundo ha aumentado. Comparto con usted parte de un amplio reportaje cubierto por el portal universitario Universia Knowledge Wharton.

Tal vez el hecho más importante para muchos de los pequeños países de la región haya sido la decisión de Chávez de usar los inmensos recursos naturales de Venezuela, entre ellos las mayores reservas comprobadas de petróleo del mundo, como fuente fundamental de ayuda económica.

De Haití a Nicaragua, pasando por Bolivia, numerosos países del Caribe y de América Latina alcanzaron acuerdos con el Gobierno venezolano, lo que les permitió pagar por el envío del petróleo de Venezuela a lo largo de varios años a tasas de interés muy bajas aceptando, inclusive, el pago en especies, como por ejemplo frijoles negros o pantalones. Esas remesas de petróleo se convirtieron en parte fundamental de la economía de algunos países, sobre todo de países pequeños que se ven obligados a importar buena parte, o todo, el petróleo que utilizan. Ahora, muchos de esos mismos países se preguntan cómo será la vida después de Chávez, valorando, al mismo tiempo, el impacto económico de su muerte y la posible interrupción de la ayuda recibida.

Cuando Chávez llegó a la presidencia, en 1999, el petróleo se negociaba a US$ 10 el barril. A finales de enero de 2013, ese valor estaba por encima de US$ 96 y, en años anteriores, llegó a US$ 100 el barril en diversas ocasiones. El aumento del precio del petróleo trajo consigo un boom de prosperidad para el Gobierno venezolano, que pasó a asumir el control de los campos de petróleo del país. Multinacionales como ExxonMobil salieron del país al negarse a aceptar las nuevas reglas impuestas por Chávez.

Desde entonces, el presidente había sido generoso en la gestión del petróleo del país conquistando así el favor de países extranjeros y sellando con ellos acuerdos de venta a precios preferentes. Venezuela exportó un total estimado de US$ 61.000 millones de petróleo el año pasado, según datos del Gobierno venezolano. Los cálculos de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (Opep), de la cual forma parte Venezuela, ofrecen cifras menores; sin embargo, no toman en cuenta la producción de una de las mayores reservas del país.

Parte de esas exportaciones se destinaron a aliados políticos en condiciones preferentes. Cuba, por ejemplo, fue el país que más recibió petróleo en esos términos. Chávez veía en Castro un modelo a imitar y recompensó su política con un total estimado de 120.000 barriles al día (bpd) de petróleo, cuyo valor se estima en unos US$ 3.600 millones el año pasado. A cambio, Venezuela recibía la visita de médicos formados en Cuba y de entrenadores de atletismo, entre otras cosas.

Cambiar la forma en que Venezuela distribuye la ayuda en petróleo puede acarrear cambios dolorosos en la economía de los países pequeños que se benefician de ella. Las más vulnerables serían las economías de los pequeños países caribeños que importan energía. Esos países dedican en torno a un 13% de su producto interior bruto (PIB) a la adquisición de petróleo, según estimaciones del Banco Mundial. Si la política de suministro de petróleo subvencionado de Venezuela se viera interrumpida, ellos tendrían que pagar precios de mercado para compensar la diferencia.

2016-12-07T00:41:12+00:00

About the Author:

Profesora de finanzas.