Columna de opinión

2016... ¿El año de la productividad?

Hace algunos años, los países del cono sur americano vivíamos el auge de las exportaciones de materias primas. En aquel tiempo, uno que otro agorero (entre los que me cuento), decía… “esto algún día va a acabar, es necesario invertir para exportar productos con valor agregado y no sufrir el desplome del precio de las materias primas”. Lamentablemente ese tiempo llegó, y no solo se desplomó el precio del cobre, las materias primas en general han sufrido una caída en sus precios, la economía China se ha desacelerado y el tipo de cambio se fue a las nubes. Por lo que todo el espacio ganado en torno a la productividad, eficiencia y sana economía, que nos llevó a creernos países emergentes, hoy ya no existe. Y volvimos al sector de los países “en vías de desarrollo”. Desde el año pasado a la fecha, las exportaciones en América Latina han disminuido 14%, particularmente en América del Sur la caída es más pronunciada, un 21%. Lo anterior, sumado a otros antecedentes económicos, motivó al Fondo Monetario Internacional a recortar la previsión de crecimiento del PIB para la región en 0,6% para 2016, salvándose solo México y algunos países de América Central, cuya demanda se ve aumentada por el efecto del crecimiento norteamericano. Transcurridos ya casi nueve años de la crisis financiera en Estados Unidos, varios economistas concuerdan que los efectos de la comercialización de certificados de deuda de hipotecas subprime se observan hasta hoy y continuarán haciéndolo en el transcurso de este año. De acuerdo al Fondo Monetario Internacional, el principal foco de vulnerabilidad para el mundo se encuentra en los denominados países emergentes, los que están sufriendo la caída de precios en las materias primas, la desaceleración China y la presión cambiaria, quedando a la espera del efecto del posible cambio en la política monetaria norteamericana. La recomendación general es a implementar políticas de diversificación de las exportaciones, y obviamente eso va de la mano de invertir para agregar valor a los productos commodities como el cobre, la celulosa y el litio, entre otros. A nivel país, el 26 de noviembre del 2015, la Presidenta de la República, anunció el “Año de la productividad 2016”, iniciativa que considera entre sus iniciativas, las encabezadas por Corfo y Sence para el desarrollo de capacitaciones en materia de innovación, la creación de un fondo de infraestructura, la ampliación del rango de transacciones susceptibles de ser calificadas como exportaciones de servicios que descuenten IVA, la creación de una plataforma electrónica para trámites notariales y de conservadores y la creación de una nueva línea de crédito Corfo para promover el emprendimiento. Existen otras medidas, contenidas en la Agenda de 56 medidas de productividad, disponibles en el sitio www.agendaproductividad. cl, en las que el lector interesado puede acceder para informarse de qué forma puede participar de las iniciativas. Es de esperar que todos los esfuerzos contribuyan a aportar al desarrollo del país y sean nuestras pymes, emprendedores e innovadores los beneficiados y actores principales de este esfuerzo por doblarle la mano a las pobres expectativas de crecimiento para el 2016.

2016-12-07T00:41:01+00:00

About the Author:

Profesora de finanzas.